sábado, 21 de marzo de 2015

Los girasoles ciegos.cuarta derrota:1942 o los girasoles ciegos

Se enzarzaron en un cúmulo de posesiones que tuvo lugar sin un jadeo, sin un grito, sin un te quiero para seguir guardando el secreto de la vida.

Los girasoles ciegos.cuarta derrota:1942 o los girasoles ciegos

Que alguien quiera matarme no por lo que he hecho sino por lo que pienso... Y, lo que es peor, si quiero pensar lo que pienso, tendré que desear que mueran otros por lo que piensan ellos. Yo no quiero que nuestra su ros hijos tengan que matar o morir por lo que piensan.

Los girasoles ciegos. Cuarta derrota:1942 o los girasoles ciegos

Un coro de voces infantiles comenzaba a cantar Montañas nevadas por cualquier himno patriótico. La rutina de lo oscuro comenzaba con la rutina de esas voces que ensalzaban epopeyas desconocidas con palabras ininteligibles para ellos. Eran los tiempos de lo incomprensible y nadie trataba de entender lo que ocurría.

martes, 17 de marzo de 2015

Los girasoles ciegos. Cuarta derrota:1942 o los girasoles ciegos

Todo lo que ha sobrevivido ha alterado poco a poco su recuerdo porque su presencia real es incompatible con la memoria, pero lo que hemos perdido en el camino sigue congelado en el instante de su desaparición ocupando su lugar en el pasado.

Los girasoles ciegos.tercera derrota:1941o el idioma de los muertos

Si estuviéramos vivos en la tumba, terminaríamos por amar a los gusanos.

domingo, 15 de marzo de 2015

Los girasoles ciegos. Segunda derrota: 1940 o Manuscrito encontrado en el olvido

Se miraron,  se olisquearon y sintieron tanta pena de tener que hacerse daño que se pusieron de acuerdo para repetir la escena evitándose el engaño de que para sobrevivir dos personas que se quieran sea siempre necesario que, al margen de sus afectos, unos vivan y otros mueran.

sábado, 14 de marzo de 2015

Los girasoles ciegos.primera derrota:1939 o si el corazón pensara dejaría de latir

¿Son estos soldados que veo lánguidos y hastiados los que han ganado la guerra? No,  ellos quieren regresar a sus hogares adonde no llegarán como militares victoriosos sino como extraños de la vida, como ausentes de lo propio, y se convertirán, poco a poco,  en carne de vencidos. Se amalgamarán con quienes han sido derrotados, de los que solo se diferenciarán por el estigma de sus rencores contrapuestos. Terminarán temiendo,  como el vencido, al vencedor real,  que venció al ejército enemigo y al propio. Sólo algunos muertos serán considerados protagonistas de la guerra.

martes, 3 de marzo de 2015

Mindescape

Hay que afrontar la verdad porque a veces es lo único que puede salvarnos, a veces es lo único que puede hacernos sentir libres.